lunes, 2 de noviembre de 2009

OBTENCIÓN Y PROCESAMIENTO DEL ESPUTO PARA EL ANÁLISIS CITOLÓGICO

OBTENCIÓN Y PROCESAMIENTO DEL ESPUTO PARA EL ANÁLISIS CITOLÓGICO

Para que una muestra de esputo resulte satisfactoria debe ser profunda, o sea obtenida con fuertes expectoraciones. La comprobación de la que ha sido recogida de manera correcta se realiza microscópicamente: debe haber numerosos macrófagos alveolares. Todo material que no cumpla esta condición será descartado.
Cuando no es posible conseguir que el paciente expectore espontáneamente muestras adecuadas (escasa secreción, muestras superficiales) conviene recurrir a la inducción del esputo mediante inhalaciones de una solución de propilenglicol al 20% en solución de cloruro de sodio al 15% en agua.
Lo ideal es procesar el esputo apenas obtenido ( a lo sumo luego de pocas horas). Cuando no es factible se debe recoger en un frasco de boca ancha que contenga conservador: alcohol de 50° con gotas de formol o solución fisiológica con 2% de formol. Nunca se recogerá en alcohol de 96°, pues el esputo “coagula” y no se adhiere después a los portaobjetos.
Como ya se ha dicho, siempre conviene efectuar el examen citológico en muestras seriadas, de varios días. En este caso, y con más motivo, se deben usar los conservadores indicados y guardar el recipiente en heladera.
Trabajando con ansas, se toma material de las zonas sospechosas (sobre todo de las sanguinolentas) y se hacen extendidos en portaobjetos. Se aconseja realizar un mínimo de tres extendidos, los cuales se fijan en alcohol o alcohol-éter y luego se someten a la coloración de Papanicolaou. La observación de los extendidos debe ser minuciosa, sin descuidar ninguna zona. La exactitud del método no sólo depende del número de extendidos, de la cantidad de muestras obtenidas y de la experiencia del observador, sino también del grado de disciplina y de la atención del citólogo, lo cual es muy importante.Una coloración útil para descartar materiales negativos es la propuesta por Schroit. Se coloca una parte del material sobre un portaobjeto y se mezcla con una gota de azul brillante de cresil al 1% en agua destilada. Se ubica un cubreobjetos y se observa. Los núcleos, teñidos en azul, ponen de manifiesto las variaciones estructurales entre células benignas y malignas. Este método, muy rápido y sencillo, no es aconsejable para personas poco experimentadas. Si el material resulta sospechoso o positivo (y desea conservarse el preparado) puede colocarse una hora en fijador y luego continuar con la coloración habitual de Papanicolaou.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada